Sexualidad. Juguetes Eróticos

1439534

El vibrador más de moda en un sexshop: el huevo vibrador

La vibración parece que cada vez encaja mejor en las relaciones sexuales, esto sería una de las razones que podrían explicar el éxito creciente de las ventas de los juguetes sexuales en una tienda erotica o en un sex shop, sobre todo en los que son sex shop online. En la lista de los más usados, y disfrutados, se encuentra el huevo vibrador, nos parece que es una buena opción para comprar un vibrador dentro de la gran variedad de un sexshop . Creemos que el hecho de que pueda utilizarse con un control remoto, tanto en soledad como en compañía de una compañía pueden ser las claves de su éxito.

El juego, como ya sabemos, es primordial cuando se trata de gozar totalmente de un encuentro sexual. Con los huevos vibradores, que se introducen dentro de la vagina, se puede llegar a conseguir una intensa estimulación, con la que logran placer ambas personas. Ella puede dejarse llevarse llevar por la pasión, mientras él controla las velocidades del pequeño juguete.

Como la mujer tiene sus manos libres, además del resto del cuerpo, tiene posibilidad de tocar al hombre, masturbarlo o realizarle el juego que se le ocurra. Es más, no es obligatorio recurrir al coito, para probar una forma distinta de disfrutar de la sexualidad en pareja. La mejor forma de comenzar a experimentar con él es la mujer en solitario para familiarizarse, luego puede unirse la pareja. Puedes adquirirlo en una tienda erótica online. Os recomendamos una tienda erotica, www.barcelonasexhop.net, tanto por sus precios como por su abundante oferta en vibradores.

 

beauty-girl-alie-layus-glasses-portrait-wallpaper-hipster

La sexualidad juvenil en los medios de comunicación

Durante años, la principal dificultad con la que nos encontrábamos los profesionales de la Educación Sexual eran la falta de recursos destinados a esta actividad y la falta de información. La primera dificultad continúa y, salvo honrosas excepciones como el actual Programa Marco de Educación Afectivo-Sexual del Principado de Asturias, la carencia de recursos sigue suponiendo una casi insalvable dificultad. Esta falta de recursos suele tener que ver con el desconocimiento sobre qué Educación Sexual se trabaja. Hay que recordar que hace años que está superado el modelo “tradicional” de educación dirigida a hacer un uso satisfactorio y seguro de los genitales y ya está, pero sobre todo esto profundizaremos más adelante.

La información sexual ha sufrido un aumento y una progresión tan grande y paralela a la sufrida por los medios de comunicación y las posibilidades tecnológicas que el marco de trabajo y su necesidad ha aumentado y cambiado casi por completo..

Actualmente hay cierta saturación de sitios donde se habla de sexualidad, se comenta de sexualidad, se escribe de sexualidad o se ven imágenes sobre sexualidad. Este exceso de información tendría que hacernos suponer que los y las jóvenes saben muchas cosas y, si bien es así en la mayoría de los casos, es fácil detectar una información errónea sobre sexualidad y que es manejada como generalidad por la juventud.

Muchos medios de comunicación (revistas, series de TV, películas, Internet, etc) que hablan sobre sexualidad como tema estrella no están asesoradas por profesionales, sólo son guionistas o periodistas con ganas de vender y, si bien no todo es erróneo, sí algunas cosas y esas pueden, entre otras cosas, complicar las relaciones, defraudar o no proporcionar lo que las expectativas parecían indicar.pin-up-2

Si hablamos de las Revistas Juveniles, la Sexóloga Salome Cía Brasero, en el trabajo de investigación realizado en el marco de los Estudios de Postgrado en Sexología de la Universidad de Alcalá de Henares ( “La Sexualidad Adolescente. Modelos, Inquietudes y Publicaciones Juveniles” Cia Brasero, S; Rotella Arregui, I. 2000)  afirma como podemos ver que los temas de sexualidad sólo salen en las revistas “aparentemente” dirigidas a chicas mientras que las que “parecen” más dirigidas a chicos no traen nada sobre relaciones, sentimientos, afectos, sexualidad, etc. ¿Qué pasa, que los chicos nacen aprendidos o que ya lo saben todo? Tanto chicos como chicas necesitan tener acceso a una buena información sexual, de calidad y por eso es conveniente no creer todo lo que se lee.

Retro-Pinup-Girls

Los artículos sobre sexualidad ocupan generalmente un lugar preferente en la portada. A veces se incluyen en dossiers especiales adjuntos a la revista. Este tema se aborda directamente a través de artículos específicos, de preguntas y respuestas en consultorios, de narraciones sobre experiencias eróticas presuntamente enviadas por las chicas y a través de las fotonovelas e indirectamente en todos los demás artículos de la revista. Se muestra un modelo de chica muy determinado, su aspecto, su forma de actuar, de entender las relaciones y también el modelo de chico al que busca.

Son claramente heterosexistas, dirigidas a un público femenino y heterosexual. Las relaciones sexuales se enmarcan casi todas dentro de la relación de noviazgo y no contempla otras opciones dentro de estas relaciones. Al tema de la homosexualidad  y de las relaciones homosexuales apenas se les dedica espacio, sólo sale en las consultas, donde se suele plantear como un problema. También es significativo que mientras todas las demás consultas son remitidas por chicas para hablar de problemas “de chicas”, cuando se trata el tema de la homosexualidad se dedica tanto o más espacio a la homosexualidad masculina que a la femenina. Se asocia más frecuentemente el tema de la homosexualidad con un “problema” masculino.

Se plantean diferencias aparentemente abismales entre hombres y mujeres. Mientras que para las mujeres “parece” muy difícil separar el amor del sexo, los hombres “parece” que presentan un impulso sexual mayor y por tanto parece que siempre están más abiertos a la hora de separar prácticas eróticas de relaciones amorosas. El modelo de mujer de hoy ha cambiado considerablemente con respecto al estereotipo tradicional. Se presenta como ideal una mujer dinámica, decidida, segura de sí misma, independiente, profesional. Algunos artículos de estas revistas presentan (o lo intentan) este modelo de mujer. Pero como plantea Charo Altable en su libro “Penélope o las trampas del amor” (Nau llibres, 1998) lo tejido por un lado se desteje por otro al ver la forma femenina que plantean de vivir las relaciones amorosas. Las revistas están llenas de artículos de estética y moda, consejos para ligar, test para saber qué efectos causan en los chicos, cómo son los chicos, qué piensan ellos de sus defectos. Sus principales intereses en la vida están centrados en ser objetos del deseo de los hombres, los sujetos. La identidad femenina se forjaría principalmente en torno al amor, acompañado, como algo secundario, del mundo exterior.

pin-up-3 pin-up-4

El tono común de estos artículos es dar fórmulas que pretenden resolver inseguridades (aunque tal vez solo consigan crearlas). Además indican qué se tienen que poner (suele ser caro y de una talla determinada), cómo se tienen que maquillar, cómo tienen que hablar, actuar o, incluso, “hacerse la tonta” para que el chico no se sienta atacado por su inteligencia, así que mejor la oculta y así parece que se liga más.

Cía Brasero desarrolla como estas revistas reflejan claramente el modelo de sexualidad coitocentrista predominante en la sociedad. El coito se alza como la práctica sexual más “completa, íntima y placentera” tanto para chicos como para chicas. Se busca que la chica alcance al menos un orgasmo a través del coito, siempre antes o la vez que el chico ya que la eyaculación masculina marca el final de la relación. Si no sucede así parece ser que puede crearse frustración e inseguridad en la pareja. Además, puntualmente hablan del orgasmo fuera del coito como no fuera real que otras prácticas eróticas en solitario o en compañía pueden proporcionar orgasmos más fácilmente que mediante el coito.

En el Cine las relaciones sexuales vienen reflejadas de muy diversos tipos. Algunas se pueden parecer a lo que conocemos pero otras… Desde la de chico conoce chica, cenan, dos minutos después están en la cama y medio minuto después ambos han llegado a la vez al orgasmo (algo posible, pero harto difícil) hasta películas donde la imagen de la mujer es vapuleada, las relaciones son de poder o violentas, otras donde la imagen de las personas homosexuales se trata con desprecio o como si fuese algo negativo, malo o perverso. Si bien todo esto es una generalidad, no hay que perder de vista dónde está la fantasía del cine y dónde está la vida real. Cada relación entre chicos, chicas, o chicas y chicos tiene sus peculiaridades, su magia y sus dificultades y sólo nuestra realidad, nuestras sensaciones o sentimientos y nuestro criterio es lo importante a la hora de afrontarlas.

33914-girl-octopus-chest-tattoo

Un tema donde quería hacer especial hincapié es en la pornografía y en especial en Internet. Buscando una definición sencilla podríamos denominar la pornografía como la muestra explícita y directa de relaciones sexuales casi siempre meramente coitales, de penetración. Sin entrar en cuestiones de legalidad, que son importantes, hay que tener en cuenta que la pornografía, a la que es tan fácil acceder, sobre todo en Internet, no refleja la realidad de las relaciones sexuales.

La pornografía es una fantasía que busca provocar excitación, generalmente, sólo para los chicos. Esto es, por lo menos, lo que afirma la APA (Asociación de Psicólogos Americana) que cifra, solo en Internet, en torno al 86% de hombres dentro del total de usuarios de pornografía. En el caso español, la consultora Netvalue, con datos de Noviembre del 2000, afirma que el 82% de los navegantes por el porno en Internet son hombres. ¿Quiere decir esto que a las chicas no les gusta la pornografía? Por supuesto que no. Hay chicas a las que la pornografía las excita o las divierte y chicas a las que no pero, salvo corrientes cinematográficas puntuales, el porno suele hacerse por hombres y para hombres, para fantasear, para excitarse, para divertirse solos o en compañía. Lo que tenemos que tener claro es que como tal fantasía no suele tener en cuenta sentimientos, afectos, responsabilidades, comunicación, compartir, etc. La pornografía puede llegar a tratar a las personas como objetos de satisfacción sexual y en actitudes sumisas que no se pueden generalizar, además de distorsionar algunas prácticas eróticas.

La pornografía usa muchos efectos especiales, igual que el cine convencional. Usa trucos de cámara para agrandar (hay muchos planos hechos desde abajo o muy cerca), diversas sustancias (champú, clara de huevo, leche,…) para aparentar espectaculares eyaculaciones, cortes, cambios de planos y montaje de varios planos iguales para aparentar aguantes y resistencias que, si bien a veces son reales, otras no tienen nada que ver con la realidad.

Otro detalle importante es la profesionalidad. Mucha de la pornografía que vemos está realizada por profesionales, que cuidan su cuerpo específicamente para su trabajo y eso facilita que ciertas prácticas parezcan tan sencillas y luego no se ajusten a la realidad de las demás personas. Tampoco sus genitales pueden ser ejemplos para aprender anatomía ya que hay muchos trucos de maquillaje o incluso cirugía.

pin-up-5Es importante recordar el componente de fantasía. Los dinosaurios de Spielberg o los marcianos de la Guerra de las Galaxias de George Lucas pueden parecer muy reales pero sabemos que no se corresponden con la vida real. Cumplen una función muy sencilla, que es la de entretener, pero NO son extrapolables a nuestra vida. El porno tampoco. Es fantasía e insisto, generalmente, fantasía hecha por hombres para hombres. Puede ser excitante o divertida tanto para chicos como para chicas pero no es la realidad ni un ejemplo de nada, ni el camino a seguir en ningún tipo de relación. La pornografía no suscita y ni promociona (quizá podría si se lo plantease más seriamente y no con intentos puntuales) una sexualidad vivida de forma agradable, convivencial y placentera para todas las personas.

Chat y relaciones

Como comentamos, la información sobre sexualidad ha sufrido una enorme progresión con la universalización del alcance de los medios de comunicación y las nuevas posibilidades tecnológicas. Internet ofrece maravillosas posibilidades pero también es una herramienta que mal utilizada puede perjudicar. El chat ha posibilitado una nueva forma de comunicación y relación entre personas de todo tipo y condición pero sus características permiten también que pueda ser un universo artificial que sirva como refugio a inseguridades y miedos, sobre todo en jóvenes.

El sexólogo Juan Carlos Atienza (“Cibersexo”, Congreso español de Sexología, noviembre de 2002) desarrolla las características del ciberespacio en las que se refleja como éste proporciona una experiencia social limitada por características evidentes como el anonimato o la posible creación de una identidad diferente de la que tienes. Todos y todas somos iguales en el chat y se transcienden los limites espaciales, además de proporcionarnos acceso a muchas relaciones. Todo esto hace que el chat haya revolucionado la comunicación entre las personas y sea una forma de acercar culturas y sociedades diferentes con todo lo que tiene de enriquecedor. Pero es evidente que su abuso puede limitar nuestra vida social y alterar nuestras relaciones o nuestra forma de relacionarnos.  

Si hablamos de relaciones afectivas en el chat, la autora norteamericana Esther Gwinnellnos las describe de la siguiente forma: empieza la comunicación casual, una persona del chat manifiesta interés por lo que dice la otra, ambas intercambian mensajes públicos dentro del grupo de conversación, esto conduce a los canales privados (sólo dos), los mensajes se vuelven más personales, largos y comprometidos, uno de los comunicantes empieza a utilizar expresiones cariñosas, el otro sigue la pauta, los mensajes se hacen más frecuentes. Es interesante y emocionante comprobar el buzón de correo electrónico, intercambian fotografías, deciden conocerse personalmente.

En todo este proceso pueden pasar desde unas horas o días a meses o años o no llegar a darse nunca. Todo depende de la implicación de cada pin-up-1persona y de las expectativas que se tengan. La red desinhibe pero puede crear falsas expectativas en la mayoría de los casos. Juan Carlos Atienza nos explica que en el texto escrito se pierde la dinámica de la conducta. Las meras palabras no tienen mucha importancia a la hora de establecer una relación, lo que cuenta es la comunicación no verbal: los gestos, las sonrisas… El silencio mismo tiene un significado en la vida real, y eso falta en la red. On-line, la gente sabe sólo lo bueno del otro y nada de lo malo. Las piezas faltantes se reemplazan con esperanzas, no con realidades. En la vida real es difícil hablar con extraños. La red permite relaciones que de otra forma no se tendría. En los pocos estudios existentes sobre el tema se concluye que en torno al 1% de las posibles parejas fructifican. Todo esto nos lleva a tener claro que es tan probable encontrar en la red pareja como en una fiesta o haciendo la compra en el supermercado.  

La importancia de la educación sexual

¿Cómo podemos conseguir que los y las jóvenes accedan a una buena Información Sexual o, por lo menos, tengan cierto sentido crítico y capacidad de elección? Pues, evidentemente, con una BUENA EDUCACIÓN SEXUAL. Habitualmente, por connotaciones educativas y sociales, las demandas en temas de sexualidad permanecen ocultas o ignoradas y no se suelen explicitar y, si bien a lo largo de las 2 últimas décadas ha habido todo tipo de intentos, proyectos, campañas, etc, todavía no hay una apuesta seria, a nivel nacional y con la Educación Sexual como protagonista exclusivo. Un ejemplo sería convertir la Educación Sexual una asignatura troncal desde infantil y primaria hasta la finalización de la enseñanza obligatoria (Esto ya existe en varios países europeos con la Educación Sexual como asignatura y es un hecho que sus niveles de embarazos no deseados y de contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual están muy por debajo de la media en España)

Una Educación Sexual de calidad debe trabajarse desde la perspectiva de la Coeducación, puesto que no hablaremos de Educación Genital, sino de Educación de los Sexos, es decir de los hombres y de las mujeres, en tanto que somos personas sexuadas, desmontando, reconstruyendo y validando todo lo que gira en torno a ambas realidades. Debe estar encaminada a educar en la diversidad, puesto que irá dirigida a hombres y mujeres, con sus matices, homosexual o heterosexual, y sus peculiaridades a la hora de expresarse sexualmente. No debe quedarse en la prevención de embarazos no deseados, o enfermedades de transmisión sexual (que por supuesto, también es importante), sino que vaya más allá, previniendo también el sexismo, la violencia en cualquiera de sus manifestaciones y los trastornos de autoimagen, que tan relacionados están con el deseo de ser atractivos/as sexualmente. En el tema de los trastornos de autoimagen, no podemos olvidar que también existe un deseo de aceptación mediante la adopción de unos modelos erróneos de atractivo sexual, que deberían ser trabajados en el marco de unos adecuados programas de salud sexual.

sexy-pin-up

Una Educación Sexual tiene que educar para la convivencia, ayudar a las y los jóvenes a entenderse a sí mismas/os, por un lado, y a entenderse entre todas y todos, por otro. A entender como se van haciendo, viviendo y expresando como personas sexuadas. Tiene que prevenir la Homofobia y que de forma clara y explícita trabaje para educar en la diversidad de orientaciones sexuales.

Se deben fomentar actitudes de naturalidad ante la sexualidad, actitudes de igualdad y de respeto entre las personas, asociando esta a valores positivos y saludables. Profesionales con la adecuada formación e integrados en la Comunidad Educativa deben llevar a cabo una Educación Sexual integral. Se debe ofrecer a la población joven, de forma gratuita, la posibilidad de hacer frente a cualquier problemática de carácter sexológico que deseen consultar y enseñarles a diferenciar sexualidad, de sexo y de genitalidad. Enseñarles a relacionar sexualidad con afectividad y con responsabilidad y, especialmente, desmitificar y desmontar el binomio Drogas/Relaciones Sexuales.

En el marco de la L.O.G.S.E, se ha venido asumiendo la Educación Sexual desde el marco de una Educación en Valores, que habrá de llegar al alumnado impartiéndose de forma progresiva y transversal. ¿Cuál es la realidad? No vamos a entrar en valoraciones de lo que sucede con los otros aspectos de la Educación en Valores, pero en el caso que nos ocupa, la falta de recursos unas veces y de voluntad otras, no ayudan mucho a que la Educación Sexual del alumnado sea una realidad. El profesorado se siente poco capaz de abordar temas para los cuales no ha sido formado, o bien, no les falta la información, pero sí las estrategias o las actitudes para trabajar una materia que también les implica a ellos y ellas por el hecho de ser personas sexuadas. Y para hacer una Educación Sexual de calidad, no basta con saber sobre métodos anticonceptivos, porque ya está bastante superado aquello de Sexualidad = Genitalidad. Pero lo que no debemos de perder de vista es la importancia de la implicación del profesorado y las familias en todo este proceso educativo, del que deben formar parte y para el que también debe ofrecerse formación adecuada y permanente.

En la Educación Sexual entran en juego actitudes y valores tan arraigados en las personas, que si no se ha recibido la adecuada formación, te puedes llevar por delante muchas cosas que son importantes para las personas a las que estás educando. Y no podemos basarnos en el simple y tonto reduccionismo de pensar que todo el mundo puede hacer Educación Sexual porque todo el mundo tiene sexo, sería lo mismo que pensar que cualquiera puede ser Cardiólogo porque todos/as tenemos corazón.

La estabilidad de una buena Educación Sexual permitiría suscitar el debate, fomentar el diálogo, trabajar actitudes y conductas de riesgo, fomentar hábitos de vida saludable, resolver dudas y aclarar conceptos. Evitaría que los embarazos no deseados, las Enfermedades de Transmisión Sexual o la violencia doméstica sigan siendo problemas de primer orden. Debemos crear un futuro donde la Educación Sexual de calidad e impartida por personas con la formación adecuada, pueda ser una realidad y colabore para construir una sociedad más tolerante, más respetuosa con el otro sexo y con menos miedos y tabúes, más saludable y, por supuesto, MÁS FELIZ.

                                        pin-up-6